viernes, 24 de junio de 2011

Liviu y la lámpara mágica



Era otro día en la casa de Guille, estaban Liviu, Marina, Guille y Pache, aunque esta vez, no son Marina y Guille los protagonistas, sino Liviu y Pache.
Primero, debo decir que la madre de Guille tiene una bola enorme para hacer pilates, y que cuando Pache y Liviu se aburren, la cogen para chocarse entre ellos con la pelota en medio. Pues bien, después de varios choques y caídas mínimas  muchas risas, decidieron que eso era demasiado fácil, entonces a Liviu se le ocurrió la brillante idea de saltar desde la escalera a la pelota mientras Pache la sostenía en sus brazos. Liviu se subió a la escalera de Guille con decisión, decidido a demostrar a la pelota quién mandaba. Se preparó, frotó sus manos, humedeció sus labios con la lengua, y al fin el momento esperado, salta...salta mucho, demasiado, era tal el salto, que no se percató de la lámpara que yacía colgando encima de él. Era demasiado tarde para hacer nada así que siguió subiendo hacia ella, hasta que freno con la cabeza, golpeándola brutalmente, y como todo, tiene sus consecuencias, Liviu cayó de espaldas al suelo, retorcido de dolor. Pache también cayó al suelo, pero no de dolor precisamente...
La lámpara no sufrió daño alguno, ya que estaba fija y era de metal robusto.

Espero que os haya gustado.
Saludos

0 comentarios:

Publicar un comentario

¡A comentar!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...