miércoles, 9 de mayo de 2012

"Tío, ese nos va a robar"


Bien, a continuación os contaremos una anécdota la cual tiene una parte divertida y la otra no tanto, porque nuestros protagonistas llevan sus risas hasta en los momentos más... inesperados.

Eran las fiestas de nuestra ciudad, Azuqueca de Henares, y por lo tanto, como en todas las fiestas, nuestros protagonistas estaban... en el skatepark, patinando, mientras veían a la gente ir a montarse en las atracciones, ya que el skatepark está justo al lado.
Estaban Liviu, Pache, Diego, Jesús y algunos más ya descansando, y decidieron ir a dar una vuelta por la feria, a ver qué se cocía. Estuvieron mirando el panorama, y alguna que otra camiseta típica de grupos de la feria. Por desgracia, esto no era suficiente para ellos, asique volvieron al antes solitario skatepark, en el cual había hordas de niños corriendo de un lado a otro. No pudieron patinar, así que se sentaron todos a hablar entre ellos.
Ya eran las 2:30 de la mañana aproximadamente y Liviu y los demás querían ir a casa de Guille, que estaba sola, pero Diego (el del yo-yo verde) y Pache querían dar una última vuelta, así que quedaron en que ellos iban yendo a casa de Guille y Diego y Pache les cogerían más tarde.

Cuando ya dieron esa vuelta, que al final se desvió un poco de la feria, y acabaron haciendo el gilipollas por ahí, decidieron partir hacia la guarida de la famosa Constrictor. Tenían dos opciones para ir, dar un gran rodeo, o atravesar el parque donde estaba el skatepark.
Pache dijo:

-Atravesemos las minas de Moria, amigo.

Se miraron en silencio unos segundos... y decidieron atravesarlo ignorando la última frase de Pache.

Todo iba bien, andaban mientras hacían el gilipollas, hasta que de repente vieron a dos sudamericanos unos 10 metros por delante.

Diego rió, miro a Pache y dijo:

-Mira tío, esos dos nos van a robar, vamonos por la izquierda.

-¿Sí no? - dijo Pache riéndose también - es verdad tío vamos a girar.

Pero los dos siguieron recto, porque esos tíos no les iban a robar, ¿qué probabilidades había de acertar?

Cuando por fin se iban a encontrar, Diego y Pache giraron a la derecha, ya que la casa de Guille era en esa dirección. A los chicos no pareció gustarles, porque uno de los sudamericanos tuvo que atravesar toda una selva de arbustos, con la cara cubierta mientras decía insultos a quién sabe. Aquel chaval pasó de largo mientras seguía diciendo tacos a alguien invisible.
Pache y Diego se pararon mientras le miraban...

-¿Y ese colgao'?
-¿Qué cojones?

Preguntaron los dos al unísono.

Aquel sudamericano se dio la vuelta y les apuntó con lo que parecía ser un cuchillo de cocina normal y corriente.
Pache sonrió y dijo:

-¿Y este?
-Dadme todo lo que llevéis - dijo interrumpiendo a Pache
-Hostias - dijo Diego
-E...eso - dijo un cuarto, el amigo del atracador, que llevaba una especie de... palo.

-No tenemos nada - dijo Pache
-Eso - afirmó el del yo-yo
-¿Cómo que no?- dijo el de la navaja mientras se les acercaba
- Q...que os pego - dijo el del palo

Los dos miraron al del palo con cara de "en serio nos está atracando este..?".

El atracador del cuchillo fue a palpar el bolsillo de Pache, en busca de algo, pero Pache le dio un golpe en la mano y dijo: -Tsss, no se toca. Pero era muy tarde, el atracador tocó el móvil de Pache, que era lo único que llevaba encima.

-¡¿Qué es eso?! ¡sácalo! - dijo apuntando a Pache con el arma blanca.
-Es mi móvil - dijo Pache nervioso, mientras sacaba el móvil
-Dámelo.
-No.
-Que me lo des o te rajo.

Pache al oir la amenaza, pensó y llevó a cabo varias formas de evitar dárselo.

La primera:
-Tío, que mi madre me mata
- Me la suda, ¡dámelo!

La segunda:
-Tíó que...vhoy tog malh, ni me tengoh en pieg
-Te rajo.
-Vale vale.

Pache miró a Diego y puso atención a su conversación:

-Tío que no llevo nada en la cartera - decía al navajitas - sólo llevo el puto bonobús
-Dame el dinero  - dijeron los atracadores dejando de lado un poco a Pache
-¿Quieres el bonobús? toma, el bonobús - dijo ofreciéndole el bonobús
-Quiero el puto dinero.
- Que no tengo pesao' - dijo Diego asustado
-Pues el móvil.
-Toma - dijo Diego dándole el móvil

Pache vio que Diego se lo dio, asíque el también lo hizo.

-¿Contentos?

Los atracadores se fueron corriendo, y Pache les tiró una piedra... pero no les dio.

Pache y Diego se quedaron callados, sin creerse lo que había pasado. Tras una conversación decidieron ir a comisaría a denunciar el robo, ya que el móvil de Diego costaba unos 200 €.

Recordad que también estamos en YouTube Across The Oblivion

4 comentarios:

  1. Y dejasteis que se los llevaran asi sin mas?!, dios...
    Tenias 2 posibilidades, luchar o correr, cojisteis la peor, darles lo que querian...
    No es que yo sea el mas gallo de mi barrio, pero si me pasa eso, no le doy el movil ni nada mio, y si me ataca le ataco, aun a riesgo de recibir una puñalada, si no queriais problemas haber corrido, pierden el interes a los 10 metros

    ResponderEliminar
  2. ´Mi móvil era una puta mierda, no me arriesgo a que me rajen por un movil asi xD

    ResponderEliminar
  3. Madre mía, vaya aventura. Siento decirlo, pero, me he echado unas risas de mucho cuidado. Me encanta lo de "Pache les tiro una piedra... pero no les dió"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo sientas mujer! Reir es bueno!
      Esperemos que esto te lleve a leer más :DD

      Eliminar

¡A comentar!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...