viernes, 18 de noviembre de 2011

Mierda.

 

  Hallabanse Liviu, Pache y Noelia en un banco cualquiera, no el habitual, ya que Liviu había ido al instituto de Pache a esperarle a la salida. Estaban manteniendo una charla de lo más normal cuando Pache notó una brisa caliente ascendiendo, con un olorcillo que conocía de sobra, aunque tardó en caer de donde provenía. Al rato lo volvió a sentir, pero ésta vez conocía el origen, así que decidió actuar. Estaba tan acostumbrado a ese típico olor que se preguntaba por qué no lo reconoció la primera vez, supuso que habría sido un lapsus olfativo. Exacto, ese exquisito disfrute para los olfatos más afortunados provenía de los pedos de Liviu, que menuda semana llevaba...
  Pache, que ya estaba harto, decidió hacer algo al respecto, y encontró la oportunidad perfecta en una inocente señora que estaba pasando por ahí. Giró la cabeza, miró a Liviu y una sonrisa maléfica apareció en su cara, acto seguido, se levantó y le dijo a la señora, medio gritando, para que le escuchase bien lo que tenía que decir:

   - SEÑORA! Éste hijo puta sa cagao, mírele, éste se HA CAGADO!

 Mientras le transmitía el mensaje, la señora se limitó a mirar vergonzosamente hacia atrás y acelerar el paso, hasta llegar a una esquina y perderle de vista.
  Pache se volvió a sentar satisfecho y dijo, la próxima vez que te cagues te vas a enterar...

0 comentarios:

Publicar un comentario

¡A comentar!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...