viernes, 26 de agosto de 2011

La indecisión.


Corría un día de hace ya varios años, cuando Pache decidió quedarse a dormir en casa de Guille. Su madre estaba trabajando, y llegaría tarde.

Pues bien, empezaremos diciendo la posición de cada uno, Guille se encontraba a varios metros de la TV, en el sofá, Pache estaba en una cama hinchable justo en frente de la tv, y el mando de la tele en el otro sofá a 1 metro de Guille y a 2 de Pache.

Antes de nada tenemos que explicar el argumento de una serie, Bellas y Ambiciosas. Consiste en un intento de telenovela, que al no conseguir audiencia, meten escenas de sexo erótico, sin que llegue a ser porno puro y duro.

Guille vio adecuado poner la serie mencionada anteriormente, para ver si salía alguna escena caliente, pero nada, solo hablaban con acento argentino. Debido al aburrimiento Guille y Pache se pusieron a hablar entre ellos a un volumen considerable.

Se hacía ya bastante tarde y ellos seguían a lo suyo, y con el acento argentino de fondo. Cuando de repente se oyó el ruido de la llave en la cerradura, era la madre de Guille, que les había prohibido quedarse levantados. Casualmente en la televisión empezó la escena que tanto anhelaban, sexo. Guille buscó el mando por sus alrededores, pero no lo vio, mientras, Pache buscaba el botón de apagar en la tele, pero tampoco tuvo éxito (ya que está posicionado en la parte lateral, y no debajo como todas las teles), así que miró fijamente a Guille... pegó un salto se tumbó en la cama y se hizo el dormido. Guille se quedo mirando con cara de "Que cojones..." pero reaccionó y se hizo también el dormido.
La madre entro, se quedó parada mirando el panorama, apagó la tele, les echó una manta y se fue.

La madre no mencionó lo de aquella noche, a pesar de que sabía que estaban despiertos antes de que entrara. No volveremos a ver esa serie.

1 comentario:

¡A comentar!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...