domingo, 31 de julio de 2011

Maniaticas



Era un simple día más de su existencia, después del instituto, que, cómo no, decidieron dejar pasar un par de horas hablando en El Banco. Estaban Liviu, Pache, Guille y Angello. Guille se quedó 15 minutos y decidió irse, ya que tenía que llamar a su novia, a la que llamaba todos los días después de clase a la misma hora, y claro está, ese día no suponía una excepción y debía cumplir con su deber, así que se fue (también tenía que alimentar a la Constri). Se quedaron los tres hablando diferentes y aleatorios temas. Pache y Angello empezaron a hablar de cosas de clase, y a Liviu eso se la sopla un poco, ya que no va ni al mismo instituto que ellos. Se quedó mirando el paisaje, los árboles y a la gente que pasaba por allí; empezó a escuchar unos pasos de tacones acercándose hacia el banco por detrás, giró la cabeza para poder ver qué era, pero solo vio la cabeza de una mujer, con una nariz bastante grande y con los rasgos de la cara muy pronunciados y masculinos, pelo largo y rizado. Volvió a mirar hacia adelante, para observar con más detalle a aquella mujer y vio a otra, que iba delante de la del pelo rizado y que debió ser que justo cuando miró el árbol tapaba su figura.

Los tres se callaron y empezaron a mirar a las dos mujeres. La primera iba arrastrando la pierna izquierda y llevaba unos vaqueros cortos, un top y el pelo liso y negro; los brazos los tenía muy musculados. Se quedaron anonadados y decidieron mirar a la segunda mujer que iba justo detrás de la que se iba arrastrando, que por cierto les estaba mirando con mala cara. Empezaron a analizarla rápidamente de arriba abajo. Llevaba una falda corta que dejaban a la vista unas piernas musculadas, con pelillos duros y negros, no muy grandes pero que se podían ver a simple vista, siguieron mirando y pudieron ver un torso de tamaño normal, pero muy fibrado, cubierto por un top también. Llevaba unos tacones con los que apenas podía andar. Tras analizar la situación los tres llegaron a la conclusión de que debían ser travelos y querían empezar a reírse, pero esa mirada continua y amenazante se lo impedía, miraron hacia delante, intentando aguantarse la risa. Pache soltó por lo bajo y con cierto timbre de temor en su voz: ''Si nos reímos seguro que nos follan, se sacan la tranca y nos follan''. Ese fue el factor decisivo para que los tres se empezaran a reír deliberadamente y entre lágrima y lágrima, que caía de sus ojos ante tales figuras, pudieron observar que tanto el/la que cojeaba se dio la vuelta y el/la que los estaba mirando intensificó su expresión facial hacía lo que había dicho Pache, pero por suerte, tanto para su integridad anal y como para su dignidad, los/las hombres/mujeres siguieron andando.
Luego, Pache, consiguió pronunciar unas palabras, bastante mal pronunciadas debido a que se mezclaban con las carcajadas y que ni Liviu ni Angello se enteraron de lo que dijo, pero venía a ser más o menos esto: ''Pena que no esté Guille aquí, se saca la Constri y les enseña quién manda aquí'' y se siguió riendo.

Ya lo bastante lejos del banco, Liviu gritó:''GUAPAAAAAAAAS'', esto provocó que la/el del pelo rizado y faldita girara la cabeza y les lanzase otra mirada como la de antes.

Desde entonces siempre que los ven piensan y dicen: ''Estos nos follan, seguro, son como los elefantes, se acuerdan de todo y también tienen una trompa semejante''

4 comentarios:

  1. Pero se acercaron por la FUCKING FACE¿?

    ResponderEliminar
  2. Ay niños!! Que época la de estudiantes! jajajaja... Vaya imaginación!

    ResponderEliminar

¡A comentar!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...