viernes, 8 de julio de 2011

Perro Fucker


Esta historia comienza con el simple hecho de que Liviu decidió ir a dormir a la casa de Pache. Resulta que Pache tenía el perro de su abuela en su casa, debido a que el patio de su abuela estaba en obras. Pache, a los pocos minutos de llegar Liviu, decidió que sería conveniente y divertido sacar a pasear al perro entre los dos.
Liviu aceptó, con mucho entusiasmo, ya que le gustan bastante los perros. Le pidió a Pache que se lo enseñara y acto seguido fueron al patio de Pache. Al entrar Liviu al patio, el perro se le plantó delante suya mirándole fijamente y luego pegó un salto enganchándose en la pierna de Liviu para hacer cosas indecentes con ella. Liviu se empezó a descojonar y empujo al perro, pero éste insistía constantemente. 
En el patio, hay una escalera de obra que conduce a la ventana del dormitorio de Pache, que se encuentra en el primer piso y último. Liviu decidió subirse para ver como reaccionaba el perro. Se subió a la escalera hasta que al perro le resultó imposible alcanzarle incluso estando a dos patas, tras un rato de pegar saltos y gruñir, el perro decidió subir por la escalera, y lo hizo. Liviu y Pache se quedaron asombrados al ver la capacidad del pequeño canino subiendo una escalera. Ya al ver que se encontraba muy alto, Pache lo bajó, por su propio bien.

Decidieron seguir con lo que se habían propuesto, sacar al perro. Ya en la calle, el can parecía totalmente otro, ya que no mostraba deseo alguno hacia la irresistible pierna de Liviu. Decidieron ir al skatepark, que está a unos 15 minutos a paso mortal. Por el camino, se encontraron con una parcela de tierra vacía rodeada por una fina valla y al otro lado había otro perro. Pache y Liviu decidieron dejarles para ver que hacían. Se empezarón a olfatear la nariz mutuamente, hasta que el perro de la abuela de Pache (Crispin) se dio la vuelta, levantó la pata y empezó a mearle en la cara al otro perro, que se apartó rápidamente y empezó a gruñirle. Crispin se fue con la cabeza levantada y la cola en alto. Liviu y Pache no daban crédito de lo que acababa de pasar, ese perro no solo era un Fucker sino que también tenía un par de huevos (sí, como los de Little G) bien puestos.

Siguieron su camino hacía el skatepark sin que pasara nada fuera de lo normal. Ya en el skatepark, al ver que no había nadie, fueron al césped, que es donde suele estar la gente que suele acudir al skatepark pero no patina, las horas en las que es skatepark parece el maldito infierno. Fueron allí, y se encontraron con varios conocidos. Soltaron a Crispin para ver si se ponía a hacer lo que mejor sabía, pero nada. Parecía totalmente otro perro, uno normal y aburrido. Al ver que Crispin no daba ningún signo de querer mantener relaciones sexuales no consentidas con las piernas de los allí presentes, se pusieron otra vez en marcha para volver a la casa de Pache. 

Por el camino de vuelta no paso nada fuera de lo normal. Al volver llevamos a Crispin de vuelta al patio, y volvió a sentir un irresistible deseo por la pierna de Liviu. Los dos sentían un profundo sentimiento de tristeza, al ver que el espíritu fucker de aquel pequeño perro solo se activaba cuando estaba en el patio de la casa de Pache, debía de ser que la combinación Patio + Pierna de Liviu resultaba irresistible para él. Le dejaron ahí y fueron a hacer un Papamoscas. 

Espero que os haya entretenido :)

0 comentarios:

Publicar un comentario

¡A comentar!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...